León sufre cambio radical con nuevo técnico y cierra bien 2016

Notimex

Esmeraldas de León mostró dos caras en este 2016, pues cuando estaba bajo el mando de Luis Fernando Tena tuvo un torneo irregular, mientras que con el argentino Javier Torrente se recuperó y llegó a…

Esmeraldas de León mostró dos caras en este 2016, pues cuando estaba bajo el mando de Luis Fernando Tena tuvo un torneo irregular, mientras que con el argentino Javier Torrente se recuperó y llegó a la liguilla, donde fue eliminado en semifinales por Tigres de la UANL.

Luego de la salida del timonel pampero naturalizado español, Juan Antonio Pizzi, quien se fue para dirigir a la selección de Chile y que había tenido una buena labor hasta inicios del 2016, la directiva anunció la llegada de Tena, del que se esperaban buenas cosas.

El nuevo estratega leonés llegó comenzado el Apertura 2016, sin embargo le costó trabajo levantar al equipo, que marchaba en el último lugar de la clasificación general con apenas cuatro unidades de 21 posibles, resultado de un triunfo, un empate y cinco caídas.

Bajo el mando de Luis Fernando el equipo se mostraba un tanto lento, soso, sin idea futbolística y con un estilo que no convencía a nadie, por lo que su salida sólo era cuestión de tiempo.

León se había convertido en un cheque al portador bajo el mando de este timonel e incluso parecía perdida toda posibilidad de calificar a la liguilla, por lo que la resignación llegó para toda la afición del Bajío.

Sin embargo la directiva decidió dar un giro en ese sentido y decidió cesar a Tena, quien se fue con más pena que gloria para dejar su lugar al pampero Torrente, quien al parecer traía la “varita mágica”, pues el cambio en el equipo fue sorprendente.

El nuevo estratega propició una renovación en la actitud y mentalidad del plantel, que a partir de ese momento se volvió ofensivo, práctico y atractivo, por lo que sumó una buena racha ganadora para escalar posiciones en la tabla.

Eso le permitió ganar partidos importantes y sumar puntos que lo llevaron a pelear por un lugar en la liguilla, algo que consiguió en la última fecha gracias a su triunfo de 3-2 sobre Cruz Azul y a una serie de combinaciones de resultados.

La ilusión se apoderó de la afición esmeralda, que soñó con repetir lo que hizo cuando logró el bicampeonato al entrar en el último sitio, y tras dar cuenta del líder general Xolos de Tijuana en cuartos de final, esa posibilidad se afianzó.

Sin embargo, en la fase de semifinales sucumbió ante Tigres de la UANL, ante el que cayó con marcador global de 3-1, y el sueño terminó, pero ahí queda la duda de qué provocó ese cambio tan radical con un técnico y otro en este 2016.

Notimex Esmeraldas de León mostró dos caras en este 2016, pues cuando estaba bajo el mando de Luis Fernando Tena tuvo un torneo irregular, mientras que con el argentino Javier Torrente se recuperó y llegó a…Esmeraldas de León mostró dos caras en este 2016, pues cuando estaba bajo el mando de Luis Fernando Tena tuvo un torneo irregular, mientras que con el argentino Javier Torrente se recuperó y llegó a la liguilla, donde fue eliminado en semifinales por Tigres de la UANL.Luego de la salida del timonel pampero naturalizado español, Juan Antonio Pizzi, quien se fue para dirigir a la selección de Chile y que había tenido una buena labor hasta inicios del 2016, la directiva anunció la llegada de Tena, del que se esperaban buenas cosas. El nuevo estratega leonés llegó comenzado el Apertura 2016, sin embargo le costó trabajo levantar al equipo, que marchaba en el último lugar de la clasificación general con apenas cuatro unidades de 21 posibles, resultado de un triunfo, un empate y cinco caídas.Bajo el mando de Luis Fernando el equipo se mostraba un tanto lento, soso, sin idea futbolística y con un estilo que no convencía a nadie, por lo que su salida sólo era cuestión de tiempo. León se había convertido en un cheque al portador bajo el mando de este timonel e incluso parecía perdida toda posibilidad de calificar a la liguilla, por lo que la resignación llegó para toda la afición del Bajío.Sin embargo la directiva decidió dar un giro en ese sentido y decidió cesar a Tena, quien se fue con más pena que gloria para dejar su lugar al pampero Torrente, quien al parecer traía la “varita mágica”, pues el cambio en el equipo fue sorprendente.El nuevo estratega propició una renovación en la actitud y mentalidad del plantel, que a partir de ese momento se volvió ofensivo, práctico y atractivo, por lo que sumó una buena racha ganadora para escalar posiciones en la tabla.Eso le permitió ganar partidos importantes y sumar puntos que lo llevaron a pelear por un lugar en la liguilla, algo que consiguió en la última fecha gracias a su triunfo de 3-2 sobre Cruz Azul y a una serie de combinaciones de resultados…

Link to original – 

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*