Investigador destaca diferencias en altas capacidades de niños y niñas

Notimex

La llamada sobredotación, que implica un coeficiente intelectual mayor a 130 y otras aptitudes y habilidades destacadas tanto en el ámbito escolar o laboral, como en el familiar, suele tener un alto…

La llamada sobredotación, que implica un coeficiente intelectual mayor a 130 y otras aptitudes y habilidades destacadas tanto en el ámbito escolar o laboral, como en el familiar, suele tener un alto componente genético con prevalencia mayor en los niños que en las niñas, pero el desarrollo del lenguaje y la comunicación es mayor en niñas, al igual que la habilidad de la escritura.

Lo anterior lo dio a conocer el titular de la División de Neurociencias del Centro de Investigación Biomédica de Occidente (CIBO) del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Jalisco, doctor Ignacio González Burgos.

Indicó que de hecho, de acuerdo con la incidencia reportada de casos de sobredotación en niños, hasta un 66 por ciento se ha registrado en varones y el resto en niñas.

Asimismo, señaló el experto en Neurociencias las diferencias en las capacidades y habilidades en niños superdotados de uno y otro sexo son diferentes.

Por ejemplo, citó que el desarrollo del lenguaje y la comunicación es mayor en niñas con superdotación, que en niños con la misma condición intelectual.

Añadió que la habilidad de la escritura es mayor en niñas, que en niños, así como la percepción auditiva, en tanto que el pensamiento matemático y procesamiento espacial es más agudo en los varones superdotados, que en las pequeñas.

Incluso, se ha observado que los hombres con capacidades altas intelectuales tienden a elegir carreras relacionadas con las ciencias, en tanto las mujeres superdotadas optan por las relacionadas a ramas sociales.

Comentó que la sobredotación en población infantil reportada hasta ahora es del tres por ciento, sin embargo, se estima un subregistro de casos e, incluso, muchos pueden ser diagnosticados inadecuadamente con TDH (Trastornos de Déficit de Atención).

La mayoría de las personas que no son superdotadas cuentan con un coeficiente intelectual entre 90 y 114. De hecho, comentó que quienes están en un rango entre 115 y 129 pueden considerarse como mentes brillantes, incluso con habilidades muy destacadas.

“La inteligencia brillante que no llega a ser sobredotación puede estar dada por el ambiente potenciador, cuando un niño es bien estimulado en la etapa temprana de su desarrollo puede alcanzar estas capacidades. Muchos pueden sin ser superdotados, desarrollar altas capacidades intelectuales”, precisó.

Afirmó que los niños superdotados tienen ciertas características y rasgos de personalidad que incluyen “la toma de riesgos intelectuales, especulan en ideas, son talentosos en diversos ámbitos de su vida, hay coordinación en diferentes métodos de expresión, se atreven a experimentar, manifiestan búsqueda de conocimientos nuevos.

No se distraen fácilmente, buscan convivir con mayores que ellos, leen más que ver televisión, terminan rápido una tarea y se aburren, son líderes de opinión, en la escuela y en la familia, no sólo saben cosas, sino también cómo utilizarlas; saben organizar y estructurar la información, y tienen asertividad efectiva ante los problemas”.

Sin potencializar sus capacidades y ser canalizados de forma adecuada, pueden tener problemas para la adaptación social y escolar, observó el doctor González Burgos. “Pueden sufrir bullying, incomprensión de los padres y satanización por los propios miembros de la familia”, advirtió.

Por lo anterior, reiteró la importancia de que sean detectados oportunamente y debidamente canalizados para un óptimo desarrollo escolar, profesional, social e individual.

Notimex La llamada sobredotación, que implica un coeficiente intelectual mayor a 130 y otras aptitudes y habilidades destacadas tanto en el ámbito escolar o laboral, como en el familiar, suele tener un alto…La llamada sobredotación, que implica un coeficiente intelectual mayor a 130 y otras aptitudes y habilidades destacadas tanto en el ámbito escolar o laboral, como en el familiar, suele tener un alto componente genético con prevalencia mayor en los niños que en las niñas, pero el desarrollo del lenguaje y la comunicación es mayor en niñas, al igual que la habilidad de la escritura.Lo anterior lo dio a conocer el titular de la División de Neurociencias del Centro de Investigación Biomédica de Occidente (CIBO) del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Jalisco, doctor Ignacio González Burgos.Indicó que de hecho, de acuerdo con la incidencia reportada de casos de sobredotación en niños, hasta un 66 por ciento se ha registrado en varones y el resto en niñas.Asimismo, señaló el experto en Neurociencias las diferencias en las capacidades y habilidades en niños superdotados de uno y otro sexo son diferentes.Por ejemplo, citó que el desarrollo del lenguaje y la comunicación es mayor en niñas con superdotación, que en niños con la misma condición intelectual.Añadió que la habilidad de la escritura es mayor en niñas, que en niños, así como la percepción auditiva, en tanto que el pensamiento matemático y procesamiento espacial es más agudo en los varones superdotados, que en las pequeñas.Incluso, se ha observado que los hombres con capacidades altas intelectuales tienden a elegir carreras relacionadas con las ciencias, en tanto las mujeres superdotadas optan por las relacionadas a ramas sociales.Comentó que la sobredotación en población infantil reportada hasta ahora es del tres por ciento, sin embargo, se estima un subregistro de casos e, incluso, muchos pueden ser diagnosticados inadecuadamente con TDH (Trastornos de Déficit de Atención).La mayoría de las personas que no son superdotadas cuentan con un coeficiente intelectual entre 90 y 114. De hecho, comentó que quienes están en un rango entre 115 y 129 pueden considerarse como mentes brillantes, incluso con habilidades muy destacadas.“La inteligencia brillante que no llega a ser sobredotación puede estar dada por el ambiente potenciador, cuando un niño es bien estimulado en la etapa temprana de su desarrollo puede alcanzar estas capacidades. Muchos pueden sin ser superdotados, desarrollar altas capacidades intelectuales”, precisó.Afirmó que los niños superdotados tienen ciertas características y rasgos de personalidad que incluyen “la toma de riesgos intelectuales, especulan en ideas, son talentosos en diversos ámbitos de su vida, hay coordinación en diferentes métodos de expresión, se atreven a experimentar, manifiestan búsqueda de conocimientos nuevos.No se distraen fácilmente, buscan convivir con mayores que ellos, leen más que ver televisión, terminan rápido una tarea y se aburren, son líderes de opinión, en la escuela y en la familia, no sólo saben cosas, sino también cómo utilizarlas; saben organizar y estructurar la información, y tienen asertividad efectiva ante los problemas”.Sin potencializar sus capacidades y ser canalizados de forma adecuada, pueden tener problemas para la adaptación social y escolar, observó el doctor González Burgos. …

View the original here:

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*