Capital mexicana requiere de políticas para sustentabilidad del agua

Notimex

Ante los problemas de abasto y distribución del agua en la Ciudad de México, es necesaria la creación de políticas para la sustentabilidad del vital líquido y la promoción de una participación activa…

Ante los problemas de abasto y distribución del agua en la Ciudad de México, es necesaria la creación de políticas para la sustentabilidad del vital líquido y la promoción de una participación activa de la ciudadanía en estos temas.

En la Semana de Economía realizada en la Unidad Iztapalapa de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), la doctora Delia Montero Contreras, académica de esa casa de estudios subrayó que aunque 70 por ciento del fluido que llega a la metrópoli proviene de los sistemas Lerma y Cutzamala, el resto se extrae del subsuelo y los mantos freáticos, lo que hace cada vez más difícil el suministro.

La docente del área de investigación de Economía Institucional y Gestión social indicó que el Sistema de Aguas de la Ciudad de México (Sacmex) es el encargado de gestionar las redes primarias de distribución en la capital, trabajo que realiza en conjunto con las 16 delegaciones políticas.

Sin embargo, esta labor coordinada representa uno de los graves problemas que enfrenta la capital, pues existe una política de confidencialidad y flujos de información influidos enormemente por el reglamento del Sacmex, además de hábitos, modelos mentales y rutinas que repercuten en el funcionamiento.

Esta situación afecta a demarcaciones con menos infraestructura hidráulica como Iztapalapa, una de las zonas más pobladas, de menores ingresos y con mayor crisis de suministro de agua potable, apuntó la especialista en un comunicado de la UAM.

Dijo que otra de las dificultades es la constitución de los entes de gobernanza, ya que hay una tendencia a la centralización y la opacidad en las gestiones.

“Desde el enfoque teórico de la economía institucional observamos que las formas de gestión del líquido tienen un sistema de gobernanza que no es eficiente en una urbe de las dimensiones de la Ciudad de México”.

La experta en temas de instituciones y gobernanza del agua destacó la importancia de una política integral y la toma de decisiones consensuadas, lo que permitirá plantear las necesidades reales y los alcances de las políticas implementadas.

Expuso que el diseño de nuevas formas de gobernanza requiere también un cambio de hábitos, el empoderamiento y la participación de los usuarios, debido a que “es un tema que nos atañe a todos”.

Notimex Ante los problemas de abasto y distribución del agua en la Ciudad de México, es necesaria la creación de políticas para la sustentabilidad del vital líquido y la promoción de una participación activa…Ante los problemas de abasto y distribución del agua en la Ciudad de México, es necesaria la creación de políticas para la sustentabilidad del vital líquido y la promoción de una participación activa de la ciudadanía en estos temas.En la Semana de Economía realizada en la Unidad Iztapalapa de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), la doctora Delia Montero Contreras, académica de esa casa de estudios subrayó que aunque 70 por ciento del fluido que llega a la metrópoli proviene de los sistemas Lerma y Cutzamala, el resto se extrae del subsuelo y los mantos freáticos, lo que hace cada vez más difícil el suministro.La docente del área de investigación de Economía Institucional y Gestión social indicó que el Sistema de Aguas de la Ciudad de México (Sacmex) es el encargado de gestionar las redes primarias de distribución en la capital, trabajo que realiza en conjunto con las 16 delegaciones políticas.Sin embargo, esta labor coordinada representa uno de los graves problemas que enfrenta la capital, pues existe una política de confidencialidad y flujos de información influidos enormemente por el reglamento del Sacmex, además de hábitos, modelos mentales y rutinas que repercuten en el funcionamiento.Esta situación afecta a demarcaciones con menos infraestructura hidráulica como Iztapalapa, una de las zonas más pobladas, de menores ingresos y con mayor crisis de suministro de agua potable, apuntó la especialista en un comunicado de la UAM.Dijo que otra de las dificultades es la constitución de los entes de gobernanza, ya que hay una tendencia a la centralización y la opacidad en las gestiones.“Desde el enfoque teórico de la economía institucional observamos que las formas de gestión del líquido tienen un sistema de gobernanza que no es eficiente en una urbe de las dimensiones de la Ciudad de México”.La experta en temas de instituciones y gobernanza del agua destacó la importancia de una política integral y la toma de decisiones consensuadas, lo que permitirá plantear las necesidades reales y los alcances de las políticas implementadas.Expuso que el diseño de nuevas formas de gobernanza requiere también un cambio de hábitos, el empoderamiento y la participación de los usuarios, debido a que “es un tema que nos atañe a todos”.

See original article: 

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*